Auspiciante de www.dislexia.com


 Bienvenidos a www.dislexia.com 

Este sitio esta a cargo de la Doctora Isabel Galli de Pampliega.

 


 

 

 

 

 

Tratamiento Preventivo: 

Actividades que se sugieren para realizar durante los primeros años de escolaridad:

-Enseñanza del abecedario:

Debido a que para algunos niños es difícil recordar el nombre y el sonido de las letras, se recomienda utilizar para este fin ejemplos que incluyan las 4 formas de cada letra (mayúscula imprenta, minúscula imprenta, mayúscula cursiva y minúscula cursiva) de manera simultánea, asociadas a un dibujo que comience con la letra que se presente

 

     A

     a

     A

     a


 

     P

     p

     P

     p

Cuadro de texto: pelota
 

 

Al articular la palabra esa letra suena de una manera diferente a su nombre.

Por eso es necesario explicarle al niño este concepto: cada letra tiene 2 formas para leer y dos formas para escribir. Además cada letra tiene un nombre y un sonido. El sonido se reconoce a través de una palabra que comience con esa letra.

Trabajando esta actividad de este modo, al niño le resultará más simple recordar su sonido y asociarlo al nombre de la letra (por ej. sonido “p” de la letra “pe”).

Este es el conflicto más complejo a resolver cuando el alumno no posee las destrezas cognitivas básicas para aprender a leer y escribir.

El desarrollar esta habilidad se conoce como acceder a la Ruta Fonológica que es parte de la Ruta Dual para aprender a leer y escribir (ver artículo “Cómo se aprende a leer”).

Para acceder a la Ruta Lexical, se requiere seleccionar 50 palabras de uso frecuente, acordes con la edad del niño y las necesidades del docente.

Para ello se diseñan carteles que contienen las palabras escritas en imprenta minúscula, ya que los libros de texto están escritos en esta letra

Trabajando esta actividad de este modo, al niño le resultará más simple recordar su sonido y asociarlo al nombre de la letra (por ej. sonido “p” de la letra “pe”).

El desarrollar esta habilidad se conoce como acceder a la Ruta Fonológica que es parte de la Ruta Dual para aprender a leer y escribir (ver artículo “Cómo se aprende a leer”).

Antes del inicio de propuestas de acceso a la Ruta Lexical, es necesario conocer con precisión y velocidad el abecedario, incluyendo a las 4 formas de presentación de cada letra.

Se puede comenzar con la letra imprenta minúscula, teniendo siempre presente la secuencia del abecedario al final de la página.

Por ejemplo:

a b c d  e f g h i j k l ll m n ñ o p q r s t u v w x y z

 

       

De esta manera el niño recuerda los grupos que contiene cada color y reconoce con mayor facilidad su lugar en la serie.

Se puede jugar pidiéndole que dibuje un objeto que comience con cada una de las letras de color verde, luego lo podrá hacer con las de cualquier otro color.

Al jugar, el niño va recordando las letras sin darse cuenta de que está aprendiendo a leer. Luego, nombrando cada dibujo, debe indicar la letra con la que se inicia y señalarla.

Para poder ingresar al trabajo de secuencia fonológica y a la ruta lexical, se puede ya proponer encontrar en la secuencia del abecedario las letras que le faltan a cada palabra. Para ello se utiliza como ayuda el color de la letra inicial y rayitas que indican la cantidad de letras de cada palabra.

Por ejemplo:

     a _ _ o

       b _ _ c _

 

      c _ r _ z _ _

 

             d _ d _

 

 

Esta actividad requiere ayuda para que el niño no se desoriente frente a la secuencia.

 

Para acceder a la Ruta Lexical desde la secuencia fonológica, se requiere seleccionar 50 palabras de uso frecuente, acordes con la edad del niño y las necesidades del docente. Cada palabra tiene su correspondiente dibujo y el niño debe reconocerlo a medida que va armando la secuencia fonológica.

Para ello se diseñan carteles que contienen las palabras escritas en imprenta minúscula, ya que los libros de texto están escritos en esta letra.

 

 

El alumno debe cortar una hoja y colocar cada letra respetando el lugar que ocupa en la palabra. De esta manera cortará un cuadrado para la primer letra

m

Luego cortará un rectángulo mayor para incluir a la segunda letra

                                                                                                         

m

 a

 

Luego tendrá que calcular un tercer espacio para la tercer letra

                                                                      

m

a

 n

 

Y así sucesivamente colocará las letras siguientes, para luego abrocharlas formando un abanico que quedará integrado por todas las letras que integran la palabra.

Resultado:       

       

m

a

n

o

 

Realizando esta actividad, si bien el niño reconocerá la palabra formada por golpe de vista (Ruta Lexical) que significa que reconoce la palabra sin necesidad de deletrearla, podrá además reforzar la Ruta Fonológica (secuencia de sonidos).

 

Este trabajo debe ser realizado con las 50 palabras iniciales de uso frecuente. Una vez que el niño demuestre agilidad en su reconocimiento, se podrán agregar 50 palabras nuevas y así sucesivamente.

Siempre que se agreguen nuevas palabras, se debe incorporar material que corresponde a aprendizajes previos, para verificar si el niño se ha olvidado de algunas palabras ya enseñadas. Se requiere siempre de un aprendizaje sistemático y gradual.

 

A este acceso al aprendizaje de la lectura y escritura se lo conoce con el nombre de la Ruta Dual, formado por la Ruta Fonológica y la Ruta Lexical. Esta situación le permite al niño acceder a la lectura de palabras, evitando la fatiga que le genera el reconocer el sonido de cada letra en todas las palabras que lee.

 

Para iniciarlo en la anticipación sintáctica, se debe realizar este mismo trabajo empleando cartulinas de diferentes colores para los sustantivos propios y comunes, para los adjetivos, para los verbos y para los artículos.

 

Esta actividad se comienza a través de oraciones simples y breves a las que les falta una palabra. Al comienzo se le dan 4 opciones para que el niño seleccione la correcta.

 

Es necesario entender que el acceso al código lecto-escrito es para algunos alumnos el impedimento para aprender. Por este motivo se sugiere allanar conflictos, que si bien forman parte del aprendizaje, al lentificarlo, dificulta el acceso a la comprensión.

No es recomendable sustituir palabras en las consignas con dibujos, ya que de este modo no estaremos ayudando a que el niño manipule el código de una manera más ágil.

 

De este modo se trabajan de manera simultánea habilidades fonológicas, semánticas y sintácticas. Es el aspecto semántico el que permite desarrollar las habilidades fonológicas y sintácticas que inciden en las dificultades para aprender a leer y escribir.

 

Comprensión lectora: el desarrollo de esta habilidad comienza a través de la comprensión de consignas simples:

 

A partir de estas actividades se podrá comenzar con el trabajo de consignas tales como:

 

-Dibuja una cruz arriba del cuadrado.

 

-Dibuja una pelota abajo del cuadrado.                             

 

-Dibuja una línea adentro del cuadrado.

 

Todas las palabras que se incluyen en la consigna deben haber sido enseñadas previamente.

En este tipo de actividades de comprensión lectora, debe atenderse de manera especial a las palabras más breves y que se utilizan como nexo, tales como “una” y “del”, ya que suelen ser las palabras que el niño deletrea y puede invertir el orden de la secuencia de las letras. Para ellas se sugiere en un comienzo enseñarle al niño a deletrearlas lentamente y en voz alta.

 

Actividades de estas características, permiten observar si el alumno comprende lo que lee.

 

Para evaluar el aprendizaje del alumno no es aconsejable trabajar con palabras que el niño no reconoce, ya que podría incidir en la comprensión lectora.

Siempre que se trabaje con nuevas palabras, es conveniente reforzar la Ruta Dual previamente.

Es lógico pensar entonces que los niños al inciarse en la automatización del código de la Lengua Gráfica, utilicen más la Ruta Fonológica que la Ruta Dual. Con la práctica sistemática, el alumno va incorporando nuevas palabras que reconocerá al sólo verlas. Es así que los adultos utilizamos más el impacto de palabras y deletreamos solamente aquellas que no nos son familiares.

Tratamiento del alumno con dislexia, a partir de 4to grado:

 

Aclaración: cuando un alumno no ha adquirido la automatización del código lecto-escrito para poder emplearlo como instrumento efectivo de comunicación, y el contenido curricular supera sus posibilidades de operar con este instrumento para realizar sus aprendizajes, se considera que se encuentra en desventaja con respecto a sus pares. A este trastorno específico del aprendizaje se lo llama dislexia.

 

Por este motivo, las propuestas terapéuticas deben siempre considerar que se justifica adecuar el contenido del código en cuanto a su terminología y extensión. De no ser así, el alumno deberá depender de un adulto para poder cumplir con sus responsabilidades frente al estudio. Esta dependencia se paga con altos niveles de frustración y una baja auto-estima.

Por esta razón se habla de Adaptaciones Metodológicas y Curriculares. Si no se otorgan, el alumno pierde autonomía para estudiar.

 

Propuestas para el tratamiento:

 

Lenguaje: se analizan las categorías de las palabras en estudio tales como sustantivos, adjetivos, pronombres, verbos, etc.

Ruta Fonológica: se trabaja con el abecedario para lograr una conversión ágil de la letra y su correspondiente nombre y sonido.

Ruta Lexical: se trabaja con actividades que incluyen familia de palabras. Esto facilita la ortografía y el aspecto semántico.

 

Actividades:

-Deletreo oral de palabras.

-Escritura de palabras.

-Lectura diaria de textos breves, acordes con el vocabulario del alumno.

-Incremento de vocabulario a través de la confección de un diccionario personalizado que incluya las palabras con dificultad para el alumno.

-Inclusión de las nuevas palabras en oraciones.

-Inclusión de oraciones en párrafos.

-Prefijos y sufijos.

-Palabras derivadas: adjetivos: “amor/amoroso, verbos: había/habrían”

-Trabajar la comprensión lectora con consignas breves y claras.

-Realizar preguntas con opciones de respuesta (multiple choice).

 

A partir de una oración dar consignas tales como:

 

Ej: Juan llegó triste al colegio.

Qué palabra indica lo que se hace (verbo).

Qué palabra indica quién lo hace (sustantivo).

Qué palabra indica cómo se siente (un sentimiento, adverbio).

Qué palabra indica dónde llegó Juan (CL)

 

 

-Posibles formas de responder a preguntas sobre la lectura de un texto acorde con el nivel de escolaridad del alumno:

 

Subrayar la respuesta adecuada (4 opciones)

Completar con la palabra adecuada (4 opciones)

Subrayar la palabra adecuada (4 opciones)

Responder a preguntas empleando SI ó NO

Una vez superada esta dificultad y habiendo logrado el alumno responder de manera adecuada con respecto a lo esperado para su nivel de escolaridad, se podrán ir suprimiendo las ayudas gradualmente.

 

-Aumentando la complejidad de la tarea:

Responder a preguntas sobre un texto leído, con respuestas simples y acordes con la información del texto.

Quitar del texto las palabras claves, que deben ser deducidas por el alumno (sin ayuda).

Subrayar palabras acordes con la consigna (sustantivos, adjetivos, verbos, etc.).

Reconocer los tiempos verbales con ayuda del contexto.

 

Se debe recordar que TODOS los alumnos necesitan alcanzar el éxito en el aprendizaje, que los motive para continuar indagando sobre temas que comprende y desea informarse.

 

Cuando un alumno NO COMPRENDE, no es lógico suponer que estará entusiasmado por aprender más de una manera enciclopedista. La bibliografía es un instrumento para encontrar la respuesta a sus necesidades de comprensión de temas que pertenecen a su interés. Es el docente quien debe generar, a través de sus condiciones de presentar los temas, la motivación del alumno por aprender.

 

Un poco de Filosofía de Vitalidad Intelectual:

 

El hombre se revela como hambriento de sentido. El absurdo le molesta, la contradicción lo hiere. Cuando el sentido de las cosas lo nutre, accede a una riqueza vital superior, más amplia y profunda.

Produce surmenage estudiar con prisa, con apasionamiento por algo externo al objeto de estudio, con ambición, con envidia, sin claridad, sin unidad, devorando bibliografías sin ver ni descansar en lo esencial (La Vitalidad Intelectual, autor: Emilio Komar).

La desontologización es alarmante por ejemplo en el campo de la docencia: se enseñan sistema de ideas más que realidades.

Podemos llenarnos con ficheros y bibliografías, trabajos, congresos, reuniones y carecer de vida intelectual. No se puede abarcar toda la bibliografía, pero a la vez no se puede prescindir de ella. Estos instrumentos son medios. El peligro consiste en perder de vista el carácter inconsistente del medio, librado a sí mismo.

 

No podremos hablar de hábitos de estudio, de técnica y método sin la participación activa de quien estudia. Sólo quien aprecia el saber, buscará el momento adecuado, la técnica más efectiva y la metodología que le permita fijar conceptos, simplemente porque desea aprender. La Vitalidad Intelectual no puede ser impuesta. Se requiere tener la libertad de elegir ocupar su tiempo para aprender sobre aquello que le interesa.

“Si bien es cierto que el alumno debe ser guiado de manera sistemática y organizada, también es cierto que es dueño de su tiempo y de sus intereses”.

 

Ejemplo de una actividad de evaluación para un alumno de 4to grado:


-Darle un texto en el que debe completar las oraciones con palabras específicas.
El diseño de la hoja de prueba sería:
En el encabezado deben figurar cinco palabras ó más, que la guiarán en la elección de su respuesta.
Luego, se coloca el texto al que le faltan las palabras. Se debe haber trabajado con el texto con anterioridad en la clase. El texto debe ser breve y no debe ocupar más de una hoja. La letra debe ser clara y de un tamaño aproximado a Times New Roman 16.

-Más adelante, cuando esta actividad le resulte sencilla, se puede pedir que complete la oración o el párrafo que falta dentro del texto.
Como ayuda, se le pueden dar ejemplos de oraciones. Luego se hará sin esta ayuda.
-Más tarde, se lo puede guiar para que desarrolle el contenido de un texto separándolo en Introducción, Nudo y Desenlace. Se le pueden dar las palabras que cada parte debe contener como guía.

                                                                      


Isabel Galli de Pampliega
Doctora en Fonoaudiología
Matrícula Nacional 1014

 




 

Dislexia Home Contenido Artículos  

Articulo1 Articulo2 Articulo3 Articulo4 Articulo5 Articulo6 Articulo7 Articulo8 Articulo9 Articulo10 Articulo11

Mande un email a informacion@dislexia.com con preguntas o comentarios sobre este sitio.
Copyright © 2007
Ultima modificación: 04/19/12