FLUIDEZ Y COMPRENSIÓN LECTORA

Los lectores con Dislexia tienen dificultades para lograr la fluidez en la lectura porque la mayor parte de su capacidad intelectual y energía se destina a decodificar las palabras. Esto lleva a que lean menos y se pierda el interés por la lectura. Pueden aparecer dificultades en el procesamiento del lenguaje, la memoria y la comprensión lectora que a menudo resultan en un vocabulario más reducido. 

 

¿Qué es la fluidez?

La fluidez puede definirse como “lectura razonablemente precisa, a un ritmo apropiado (conversacional), con una expresión adecuada, que conduce a una comprensión y motivación para leer de forma precisa.” (Hasbrouck & Glaser, 2012, p. 13).

 

Meyer y Felton (1999) definen la fluidez como “la capacidad de leer texto de forma rápida, fluida, sin esfuerzo y automáticamente con poca atención consciente a la mecánica de la lectura, como la decodificación.” (p. 284)

 

La fluidez en la lectura es necesaria para la comprensión y la lectura expresiva. Es un puente entre las fases de lectura temprana y tardía. Si ese puente está cerrado, el acceso al significado de la letra impresa y el placer de leer se vuelve más reducido. 

ES POSIBLE LEER CON FLUIDEZ A PESAR DE LA DISLEXIA. Solo se requiere un poco más de esfuerzo, práctica y constancia.

A tener en cuenta:

  • Si uno quiere mejorar la fluidez en la lectura y la comprensión lectora, tiene que leer.

  • Escuchar audiolibros facilitará el aprendizaje, pero no ayudará con la práctica de lectura.

  • Es necesario practicar la lectura todos los días, incluso de 15 a 20 minutos diarios puede brindar excelentes resultados a largo plazo.

  • Manejar el ritmo de la respiración al leer y la ansiedad que puede ocasionar la lectura. Lentificar la lectura y confiar en los logros.

Algunos consejos para mejorar la fluidez y la comprensión lectora:

  • Leer en voz alta. 

  • Lentificar la lectura y llevarla al punto donde te sientas cómodo.

  • Hacer una pausa después de cada párrafo y preguntarse si se ha comprendido lo leído.

  • Relatar lo leído con tus propias palabras, un párrafo a la vez.

  • Extraer la idea principal de cada párrafo.

  • Mejorar el vocabulario ayuda con la fluidez y la comprensión lectora. Incorporar una palabra nueva cada día. Armar una lista de palabras que te gustaría incorporar y trabajar de una por día. Intentar incorporarla en tus actividades diarias.

  • Si hay una palabra que no sabes, buscar el significado e interesarse en cómo está formada (¿corresponde a una familia de palabras?, ¿suena parecida a otra?).

  • Descubrir el amor por la lectura, por los libros, como una posibilidad de conectar con el pensamiento, las historias y las ideas de otros.

  • Avanzar paso a paso y celebrar cada progreso.